TERESA RAMOS: TEATRO CARCELARIO

Con 18 años, Teresa Ramos, franqueó las rejas de la cárcel de Antofagasta e incentivó a los reclusos interesados en descargar sus frustraciones en el teatro. Un interno había escrito una aproximación a una obra que se llamó DULCE, PERO AMARGO. El escrito se montó. El nombre del autor se perdió en el tiempo.

El segundo año de los 60, ya Pedro de la Barra había formado el Teatro del Desierto en la sede Antofagasta de la Universidad de Chile y cosechó la semilla que había dejado en la cárcel la joven Teresa.

Los datos están consignados en la página 116 de la crónica narrativa EL MUNDO ESTA CAMBIANDO (Osman Cortés Argandoña. Editorial Plural. Universidad Mayor de San Andrés. La Paz, Bolivia. 400 páginas. Dos mil 17).

Con la iniciativa de Teresa Ramos, se fundó en el centro de reclusión antofagastino el grupo PEDRO DE LA BARRA, existiendo solamente uno similar en el

continente americano, ubicado en la cárcel de Sing-Sing, Estados Unidos.

Era un claro compromiso del Maestro, de la universidad estatal y de Teresa, en la rehabilitación social de los reclusos, empleando las artes escénicas.

Conocimos a la nueva representante de las Artes de la Representación de Chile, el año 1966, durante los ensayos de la obra de Tirso de Molina, DON GIL DE LAS CALZAS VERDES, que el Maestro dirigía en el local de Condell y que protagonizaba Teresa, cumpliendo con las exigencias del clásico español que el personaje masculino lo representara una mujer.

En 1969, Helvio Soto filmó en las dunas desérticas de Antofagasta, CALICHE SANGRIENTO. Profunda crítica a la denominada Guerra del Pacífico entre Chile, Perú y Bolivia, teniendo a Chile como país invasor.

Gran parte del elenco del Teatro de la U. de Chile de Antofagasta, se integró a los actores nacionales que convocó Soto: Héctor Duvauchelle, Jaime Vadell, Jorge Guerra, Jorge Yáñez, Jorge Lillo, Patricia Guzmán, Arnaldo Berríos, Augusto de Villa.

Allí fueron filmados por Silvio Caiozzi, los actores locales: Mario Vernal, Angel Lattus, Marcio Egaña, Oscar Vigouroux, Teresa Vernal; y también Teresa Ramos. Teresa Ramos, siempre ligada a lo más profundo de la escena nortina, catapultó esa vigencia a toda la nación con la designación reciente como figura en las Artes de la Representación del año actual.

Por:  Osman Cortés Argandoña. Periodista y escritor.

Agregar un comentario

Your email address will not be published.

*